TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE EL TRATAMIENTO CON KERATINA

La keratina es uno de los tratamientos capilares más solicitados en los salones de belleza. Pero también es uno de los más desconocidos y que más dudas despierta.
Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el tratamiento de keratina. ¿Es compatible con todos los tipos de cabello? ¿Cada cuánto he de repetir el proceso? ¿Puedo dañar mi cabello si no me lo hacen bien? ¿Qué pasa si llevo el pelo teñido?

Comencemos por lo imprescindible: ¿qué es la keratina?

La keratina es una proteína que posee nuestro cabello de forma natural y que es la encargada de proteger el pelo e impermeabilizarlo de los daños y el encrespado. Una de las consecuencias de un mal uso de las herramientas de calor y de los tratamientos capilares, además de elementos naturales como el sol o el agua del mar, es que la melena puede verse deshidratada, porosa y perder completamente su brillo original.

Ahí es donde entra en juego la keratina, que “aporta proteínas y vitaminas para un cabello fuerte y brillante”, en palabras de Andressa Santana, experta estilista que ha dedicado más de 15 años a realizar tratamientos de keratina personalizados, convirtiéndose en un lugar de referencia en la capital.

¿Para qué tipos de cabello es recomendable?

Para todos los cabellos menos para los que estén totalmente sanos y lisos.

¿Puede dañar el cabello un tratamiento con keratina?

Contrariamente a lo que se piensa, el tratamiento de keratina profesional no incluye componentes químicos agresivos. “Hoy en día el formol ha sido sustituido por otros componentes químicos que no son nocivos para el cabello”, nos recuerda Andressa Santana. Al contrario, estamos ante un tratamiento que hidrata, nutre y aporta unas proteínas necesarias para conseguir restaurar el cabello por completo. Es más, al ser un tratamiento que tiene ese objetivo, cuanto más estropeada se encuentre la melena, más espectaculares serán los resultados.

¿En qué época del año es recomendable realizarse este tratamiento?

Andressa Santana nos plantea la respuesta justo al revés, “nunca es un mal momento para realizarse un tratamiento de keratina”. Pero es verdad, que si lo haces después de un tinte o de un corte de pelo en tu salón de peluquería, aprovecharás lo saneado del pelo a tu favor.

Lo que sí resulta interesante saber es que tras el tratamiento de keratina, hay que dejar un período de 15 días para volverse a hacer el color y un mes entero si lo que queremos es hacernos mechas “para no arrastrar la keratina”.

¿Es compatible la keratina con tintes?

Depende del tipo de keratina y si el cabello no está muy dañado. Los cabellos con mechas que las fibras están muy dañadas, recomendamos que antes se haga un tratamiento reconstructor libre de químicos para sanar los puentes del cabello, y luego se podría realizar la keratina.

¿La keratina tiene alguna contraindicación?

Si es un producto seguro con químicos seguros, ninguno», explica Andressa Santana. «Lo único que no recomiendo es hacerlo en embarazadas o lactantes.

¿Cuánto duran los efectos de la keratina?

Si la keratina es de buena calidad, su efecto durará entre 3 o 4 meses (aunque en verano puede ser menos al estar en constante contacto con el agua). Para llevar el pelo sano, hidratado y nutrido todo el año, sería deseable realizar este tratamiento 3 veces al año de media.

El truco de Andressa Santana si queremos alargar el efecto del tratamiento y hacerse solo dos keratinas al año: “Si nos hacemos un baño de keratina a los 2 meses/2 meses y medio, alargaremos la duración del tratamiento hasta 2 meses más”

¿Afecta al volumen del cabello?

Realizar un tratamiento antiencrespamiento, automáticamente va a influir en el volumen, porque el encrespamiento aporta volumen. Al momento de sellar esta fibra la persona se va a ver con menos volumen.

No obstante, en nuestro salón también tenemos una forma de aplicarlo sin echar productos en exceso en la raíz, que ayuda a que no se pierda tanto ese volumen», explica Santana.

¿Qué tipos de keratina existen?

Hay muchos tipos de keratina basadas en las necesidades particulares que puedan presentar los distintos tipos de cabello.

Una de las preferidas de Andressa Santana son las que incorporan el aceite de argán, lo que las hace ideales para cabellos normales con tendencia a la deshidratación. Las que cuentan en su composición con cacao, resultan la mejor opción para los cabellos finos y dañados.

Pero cuidado, porque además de los componentes, es importante tener en cuenta la intensidad del tratamiento. Así, Andressa Santana nos presenta la nanokeratina, que es “un tratamiento más intenso para el cabello, ya que incluye más componentes químicos, lo que la hace indicada solo para cabellos con una base de salud previa”. Como contrapunto, existen los tratamientos basados únicamente en la hidratación, como los baños de keratina o las mascarillas de efecto keratina, que consiguen prolongar el efecto del tratamiento o sacar todo el brillo natural de la misma.

Dejar un comentario